Convertirse en desarrollador web es una de las oportunidades profesionales más atractivas en un momento de transición digital. En efecto, las empresas de todos los sectores deben adaptarse a las transformaciones provocadas por la digitalización y necesitan talentos capaces de ayudarles a negociar este cambio esencial. Por eso hay muchos cursos de formación disponibles hoy en día para aprender el lenguaje de la computadora y comenzar a trabajar en la profesión.

¿Cómo aprender el lenguaje de la programación?

Hay varios criterios que deben tenerse en cuenta para elegir los lenguajes de programación adecuados, a saber, su popularidad, la facilidad de aprendizaje, los marcos de desarrollo, las herramientas y, por supuesto, los proyectos profesionales en juego. Por ejemplo, no utilizamos el mismo lenguaje para desarrollar un videojuego, una aplicación móvil iOS, un sitio web o una aplicación de escritorio.

Los lenguajes más comunes son PHP, C#, Python, Java y JavaScript. El aprendizaje de estos valores seguros asegura que usted será capaz de responder a un gran número de cuestiones de negocios. Los buenos desarrolladores son un bien escaso en el mercado laboral, y la calidad de un profesional fiable puede reconocerse por su dominio de varios lenguajes de programación. Por lo tanto, es prudente tratar de diversificar sus habilidades.

¿Cuáles son las oportunidades para el desarrollador de la web?

Al final de la formación de un desarrollador web, los alumnos pueden ocupar muchos puestos, como empleados o como autónomos. Así pues, pueden unirse tanto a pequeñas como a grandes empresas, agencias que trabajan en el desarrollo y la gestión de sitios web en nombre de sus clientes, o iniciar su propio negocio convirtiéndose en autónomos o creando su propia empresa personal.

En cualquier caso, el número de trabajos y asignaciones en el mercado laboral aumenta constantemente, lo que hace que el desarrollador web sea un perfil muy solicitado. La formación en seis meses en línea que ofrece OpenClassrooms ofrece la posibilidad de progresar a su propio ritmo, ya que se trata sobre todo de un período de tiempo medio.

Es posible completar este tipo de entrenamiento en tres meses como en nueve, y tomar descansos. Estos descansos no necesitan ser pagados, y es posible reanudar los estudios en cualquier momento. Además, el formato a distancia le permite organizar su horario y combinar los cursos con una actividad profesional ya iniciada.

Considerar un reentrenamiento, en estas condiciones, se convierte en algo concreto. El siguiente paso es entrar en el mercado laboral.